sábado, 12 de diciembre de 2009

despistes complementarios




¿Alguna vez os habéis puesto dos zapatos diferentes?
Yo si, hace años. Eso sí, diré en mi defensa que eran mucho más parecidos que las zapatillas de la foto.
Los dos eran negros y de lejos apenas se notaba. Pero me traicionó el sonido, pues uno tenía la suela de goma y el otro de cuero, con lo cual uno hacía ruido al pisar y el otro no... Así me dí cuenta de la equivocación. Entonces, me pasé todo el día andando de puntillas para que no se notase y lamentándome por no vivir dentro de una película de cine mudo.


5 comentarios:

Paola Vaggio dijo...

Me encanta ese deseo de película de cine mudo. Fíjate, qué sutiles y qué delatores tus pasos! a ver si nos vemos pronto!

Carol Blenk dijo...

Qué fuerte, no te lo vas a creer pero el otro día estaba en la pescadería y una mujer llevaba dos zapatos diferentes. No se notaba demsadiado porque eran muy parecidos pero ella se dio cuenta y empezó a explicar lo que le había pasado: se había vestido medio a oscuras y se había confundido de par.

Mandó a su marido a que le fuera a buscar el zapato compañero. Fue divertidísimo ver toda la escena :-)

Besos!

Cristina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
namaga dijo...

carai, me acabas de resolver la duda existencial de porque teníamos que llevar un par iguales

June dijo...

Siempre he tenido debilidad por usa zapatos de distintos colores...y no sólo zapatos...