martes, 18 de diciembre de 2012

Consejos para afrontar con dignidad el fin del mundo

Se acabó lo que se daba, amigos, el fin del mundo ha llegado. Y no por que lo digan los mayas, no, sino porque la Casa Blanca y el Vaticano han lanzado comunicados desmintiéndolo. Y ya sabemos que cuando estos dos desmienten cosas, es porque son ciertas. Así que preparémonos para lo peor.

Pero hay más cosas que me hacen sospechar que esta vez va en serio lo del fin del mundo. Cosas pequeñas y triviales, pero muy inquietantes como que mi madre tenga Whatsapp. Que John Travolta y Olivia Newton John, Mr & Mrs botox, se hayan juntado para hacer un disco navideño. The horror! Que Sergio Ramos haya escrito un libro, inconcebible! O que Bertín Osborne presente un programa de crítica social en TVE, ¿nos hemos vuelto locos? Pero la pista definitiva fue ver que habían cerrado el puticlub de debajo de mi casa. Ahh! Muy mal tienen que estar las cosas para que cierren un puticlub! This is the end!!! 



Sí, sí, asumámoslo, esto se acaba. Por eso voy a dar unos consejillos para afrontar con dignidad el fin del mundo: 

1- No corra, ni grite como un loco, abandone el mundo ordenadamente, por favor. 

2- No intente esconderse debajo de una mesa, ni en un armario, no servirá de nada, le encontrarán igual. Por otra parte puede ser un buen momento para que la gente que está en el armario, salga.

 3- No intente esconderse en un agujero negro, igual se libra del fin del mundo, pero puede aparecer en un sitio peor: la isla en la que viven Elvis Presley, Lady Di y Hitler. 

4- No se manifieste en la calle con pancartas de “Los mayas extintos no me representan”. ¡Cuidado, los jinetes del Apocalipsis son mossos d’escuadra! 

5- No compre billetes para escapar del fin del mundo con destino a Armagedón. Podría ser una estafa, además de una peli muy mala.

6- No contrate hipotecas de Mas allá D’or, ciudad del descanso eterno. Podría ser una estafa. 

7- No compre bulas papales para eludir el juicio final. Podría ser una estafa.

8- No compre bolas burbuja chinas anti-apocalipsis. Podría ser una estafa.

9- No compre lotería de navidad, el sorteo es el día 22 y además ya sabemos que le tocará a Carlos Fabra.

10- Tampoco compre el disco navideño de John Travolta y Olivia Newton, ni el libro de Sergio Ramos. Ellos han contribuido especialmente a que llegue este día. 

11- No done sus bienes a la iglesia para que ellos recen eternamente por usted, como dice un obispo chileno. Esto también podría ser una estafa...

12- Procure que el fin del mundo no le pille cerca de ningún político, banquero, constructor, broker, parásito real, administrador de fincas, Díaz Ferrán o Gao Ping. Las plagas bíblicas irán a por ellos. 

13- No twitee el fin del mundo, ni lo filme todo con el iphone o las plagas bíblicas irán también a por usted. 

14- No llame a toda su familia y amigos para despedirse, no colapse las líneas, por favor, las podrían necesitar los jinetes del Apocalipsis para contactar con Felip Puig. 

15- Llévese una rebequita, por si refresca.

Nada más por mi parte. Ha sido un placer. Cambio y corto.

5 comentarios:

Pato dijo...

¡Bueníiiiisimo, Marta! Por cierto, tú que estás versada en estos temas, ¿sabes si en el otro mundo también Wert es el Ministro de Educación?

Carol Blenk dijo...

Querida Anticolometa,

Eres muy grande. Hasta que no he leído tu post no he comprendido que esto del fin del mundo va en serio. Queda un día y medio y ahora mismo no sé qué hacer. Creo que me voy a fundir el poco dinero que tengo en tonterías inútiles, y me parece que me voy a despedir del trabajo, sí, eso va a ser lo más lúcido. Lo mismo también escribo un post, por la nostalgia de despedirme.

¿Qué pasará con todas las pelis que no me ha dado tiempo de ver? Horror.

Ahora estoy preocupada por, como tú bien has dicho, afrontar con dignidad el fin del mundo.

Ha sido un placer, compañera.

.:Marta:. dijo...

No se me había ocurrido lo de la rebequita. Esta chica siempre en todo!!

anticolometa dijo...

No te preocupes Pato, la plaga de langostas no dejará ni los huesos de Wert. Alguna cosa buena tenía que tener el fin del mundo.

Lo mismo digo, Carol, un placer. Cuidado con lo que compras, que no sean cosas anti-apolalípticas, que podrían ser una estafa, ya sabes.

Marta, la rebequita hay que tenerla siempre a mano, nunca se sabe. y llevarse un tupper con crocretas tampoco estaría mal, que vete tu a saber qué dan de comer en el Apolapsis.

Mar del Rey Gómez-Morata dijo...

No sabes lo que siento no haber podido leer esto antes del fin del mundo.
Haberlo pasado esperando ver cómo una plaga de langostas devoraba a Wert mientras me comía unas croquetas con mi rebequita en los hombros ¡habría sido lo más!

Saludos
Mar